De vuelta a casa

Cojo el móvil. Mi música. Selecciono Vetusta...hace tiempo que no lo escucho. Play. Suena "Valiente". Guardo el móvil y comienzo a andar. Madrid da sus primeros bostezos para irse a la cama y yo me fundo con la música por las calles solitarias, iluminadas con farolas que parecen ahogarse en su intento de dar luz. Caminando pienso en que tengo que escribir cuando llegue a casa. Intento ordenar todo lo que tengo que decir, pero que puede que no quiera decir...Comienzo a dejarme llevar por el son, a cantar sin dejar salir la voz. Llego a la parada de metro, a la boca del infierno. Vacío. Dos guardas conversando. Entro en el vagón. Se lo piensa mucho antes de ponerse en marcha. Mientras, miro entre los anaranjados barrotes que enmarcan los asientos y hago un encuadre visual con ellos, fotografio alguien en el fondo que me mira desconcertado. ¿Cómo puede ser una fotografía perfecta cuando para ello debería recoger todo lo que se escapa a su marco? Y sin embargo, hay fotografías perfectas...
Salgo. Cada peldaño me muestra un poco más el cielo oscuro de Madrid, no hay estrellas. Es la música mi única acompañante. Pasan por delante de mí las prostitutas, raperos, una pareja adolescente, un hombre sacando a su perro que mira descaradamente las posaderas de la prostituta...y coincide todo con el "Sálvese quien pueda" de Vetusta Morla. Fotografio mentalmente mis pies paseando entre las marcas de un ceda cercano a mi casa. Y me pregunto cuando todo está cercano a su fin...¿Cómo puedo hacer para decirte lo que tengo que decirte?

9 comentarios:

Antoñito dijo...

Empieza por el típico: "Tengo tantas cosas que decirte que no sé por dónde empezar"..jaja...Pero a que hora vuelves tú tio?

Pepa dijo...

Me ha gustado mucho este post, josete. La noche te inspira y... puede q el sueño también, así que deja q tus sueños te revelen la fórmula para decir eso q no sabes cómo...

Solindonga dijo...

Joder, joder. Me encanta Vetusta. Me encanta Valiente. Me encanta Otro día en el mundo. Y me encanta el "tengo tantas cosas que decirte que no sé cómo empezar". Quizás que te quiero, que te odio, que sin ti no puedo estar (eso es de una canció o al menos a mí me viene ocn musiquilla.

Sin coña. Genial.

Dasha dijo...

o un simple "pasa por mi casa" :)

mil besos

Verònica dijo...

A veces sentir que llega el fin cuando uno no puede decir lo que quiere es lo mejor que puede suceder, porque es en esos momentos lìmites que poco se piensa en las consecuencias. Se hace, sin màs, porque parece que queda poco, muy poco de ese gigante omnipresente que llamamos "tiempo".
Bonito leerte antes de irme a dormir, quizàs mañana, camino al trabajo, recuerde este post y me entregue màs a contemplar (Montevideo)...

Abrazo,

Vero (o chica de esa ciudad...)

Isra dijo...

¿Antón Martín es la parada no?
En esa estación entro y salgo muchas veces, y Vetusta lo oigo más q asiduamente... vidas en paralelo? xD

un abrazO!

Dr. Flasche dijo...

¿dónde se me esconde usted? Vio usted mis emilitos. Claro, pensando como decir lo que tiene decir. No sé me ocurren consejos, aunque últimente escribo mucho, creo que me guardo lo más importante sin saber como pintarlo, o soltarlo, o...cualquier cosa que sea dejarlo ir...

Ignea & Josune dijo...

Si, grandes fotografos de realidad los Vetusta Morla.
Me paseado por tu viaje...

Un beso and saludete.

Verònica dijo...

Josito! estas bien?? por donde andas?
extraño tus entradas!!!

besotes,

Vero montevideana!.