Semana del color: VERDE

La hierba es fresca, húmeda, jóven...como la pareja que por ella se retoza. Sus vaqueros ahora no entienden de lo que se supone que es una "presencia" correcta y mucho menos se acuerdan de una de tantas fráses míticas que más tarde recitará una frustrada madre: "¡con lo mal que se quitan estas manchas verdes!". Sus cuerpos dan vueltas sobre una cama natural, y mientras los puritanos se avergüenzan y se tornan de color verde por el mareo que les provoca tal contemplación de una "muestra clara de la desfachatez juvenil de estos tiempos", ellos no piensan en N-A-D-A. Ahora no es el momento de pensar.

Tras un largo periodo de magreos de cortesía, y el consecuente sufrimiento a que se someten dichos reos del amor por no poder avanzar más en su juego sexual, se levantan, se preparan las alborotadas ropas y se despiden.

Cada uno coge un camino distinto, sus casas están diametralmente opuestas y ya llegan lo suficientemente tarde. En sus respectivas soledades, cada uno urde una verde esperanza diferente. Ella suspira por ese chico de cuarto "taaaaaaan guapo, jo, ¡qué fuerte!". Él se recrea en los apetecibles pechos de "la chica que está más buena de todo el insti". Los frondosos árboles se mecen bailando al unísono con los jóvenes.

Y desde un banco resguardado de curiosas miradas, un viejecito piensa para sí: "¡Pero qué verdes están!"

7 comentarios:

Solindonga dijo...

OPh! Genial! Te ha quedado estupendo. Al final decidir seguir con mis entradas normales debido a la escasez de ideas últimamente.

:D

Antoñito dijo...

jejeje....Mejor escenario para el verde no le hay. Verde esperanza. Bien hecho. Chao

Verònica dijo...

Cuando nada importa màs allà de la persona que uno tiene al lado...
Por estos lares decimos cuando algo/alguien nos supera que nos ha sacado "canas verdes" asique imagino que eso habrà sucedido con los padres de estos chicos al ver sus ropas un tanto teñidas de color...
Pero sabemos que eso es lo de menos acà, bonita historia;mucha imàgen. espero subir mi color a la noche, luego del trabajo.
BESO, Vero.

maloles dijo...

Verde que te quiero verde!:)

Muas!

•Laura Avellaneda• dijo...

Verde que te quiero ver!

(es el lugar común del día de hoy, en el que ya caí junto a Maloles)

¡Qué lindo esto de hacer textos cromáticos!

Y muy buena la foto... pareciera que las sombras andan en zancos...

Sinfónica dijo...

verde que al vernos nos enverdemos, verdaderamente, me produce paz, quiero tener un prado verde en mi habitación.

Dr. Flasche dijo...

Verde...así el verde da gusto, con tanto calor que casi se vuelve amarillo, como los campos de trigo...como la dehesa en verano, también es un buen sitio, no crees?