El libro

Lee el libro que ella le regaló. Hasta esta semana había estado guardado, avergonzado de sí mismo, en el fondo del fondo de un cajón desterrado. Tenía miedo de abrirlo. El hecho de que los recuerdos escapasen en fieras volteretas, como lo hicieron todos los males de la caja de Pandora, al abrir la tapa del mismo le producía tal pavor que no pudo más que dejarlo en el olvido. Pero se hizo fuerte...el tiempo pasó. Le dio una oportunidad, no por abrir viejas heridas ni otorgar el beneficio de la duda. Fue algo mucho más práctico. No tenía el tiempo para acercarse a la biblioteca (o las ganas), ni el dinero para comprarse uno nuevo. En su camino al trabajo necesitaba distraerse con una productiva afición a la lectura. Recordó el único libro de su casa no leido, y lo guardó en su mochila para el día siguiente.
El primer momento, sentado en el vagón, fue mucho más que intenso. Eran el libro y él, los dos solos en implacable lucha. Lo abrió, y comenzó a leer...había dejado durante mucho tiempo ese libro oculto y resultó ser el más fascinante de todos los libros leidos. Dejarlo al llegar a su parada fue como tener que devolver un caramelo cuando eres un niño. A la vuelta del trabajo, no pensaba en llegar a casa, sólo en seguir leyendo. Y fue curiosa la transformación. Antes leía para suavizar el viaje, ahora viajaba para poder leer. Se montaba en O'Donnelly de ahí hacia ninguna parada, sólo dar vueltas bajo los suelos de una capital ajena al descubrimiento más feliz de un hombre: un hermoso y generoso caramelo hecho de papel y tinta.

10 comentarios:

Solindonga dijo...

Maravilloso, todo. Y qué genial el dibujo.

Al ver tu foto y tu nombre me asalta la cuestión de... Tú tienes fotolog? Me suena conocerte físicamente por ahí... Pué sé?

Gracias :)

maloles dijo...

Me ha gustado:)

Ay, hijo mío, sí. Soy una quejica y me gusta desahogarme.
¿Qué parezco mayor? Joé... ya me estás llamando vieja!
Mi padre dice que a los tres años dejé de ser su niña; y por tanto una niña! xD
En fehn, dejadme ser joven joder!xD
Muchas gracias por la felicitación:)


Muas!

Antoñito dijo...

Tio, qué libro era por Diosssssss!!!!! Dímelo!!!

Verònica dijo...

"caramelo hecho de papel y tinta" wow! me encantò esa manera de referirte a un libro... una delicia.. como ese placer que se siente al degustar una buena lectura... y màs en este caso... palabras que esperaron tanto tiempo para ser recibidas...
me encanta leer mientras viajo de un lugar a otro, besos! Vero.

Isra dijo...

cuando te pasa eso con un libro... a mí me pasó con Un Lobo Estepario y con Paul Auster en cada libro suyo, y en algunos más q ahora no recuerdo...jajaja

saludos!

•Laura Avellaneda• dijo...

Qué encanto el de perdernos en los laberintos de las páginas, sin el miedo de pasarnos de parada porque somos conscientes que nos bajamos en la terminal. Y ni siquiera eso. Porque luego de leer la última página y cerrar el libro, se produce algo tan mágico que no sucede con el subte: comenzamos a llevarlo con nosotros.

iona dijo...

atracón de poesía y palabras :)*

cachito dijo...

...me asalta la curiosidad..de qué libro se trata?...
Un besin

The Killer dijo...

muy bueno, a mi me pasa muchas mañanas yendo a la uni que a veces me paso de parada por ir leyendo.

Dr. Flasche dijo...

interesante...[y lo digo con una sonrisa cómplice en los labios...]