Sin_tí-tulo

Por las noches cálidas de nuestros cuerpos. Por la complejidad y sencillez tuya y mía. Por las turbulencias en un mar alejado y la sequía en tus abrazos. Por esas tardes eternas de café edulcorado. Por las tardes tranquilas de relojes muertos. Por tus incoherencias. Por las mias. Por embarcarnos hacia la cascada sin cinturones de seguridad. Por volar tan alto hasta perder de vista el suelo. Por las canciones de un disco rayado amenizando la cena. Por nuestras convergencias y nuestras divergencias. Por nuestra libertad, absurda libertad. Por perdernos entre las calles de una ciudad prohibida. Por todas esas veces que te dije "te quiero". Por todas esas veces que me dijiste "cielo". Por el azul de las aguas donde nos bañamos, limpiando nuestros cuerpos de leche. Por los bailes entre luces de neón. Por tus susurros. Por todo aquello que NOS quisimos dar. Por todo aquello que NO quisimos dar. Por las carreteras recorridas y que quedaron muy atrás. Por todo y por nada. Por la mujer que eres. Por el hombre que soy. Hemos terminado.

3 comentarios:

La Camarera dijo...

Y colorín colorado............. Pero que no terminen tus palabras, tus reflexiones, tus ganas de compartirlas, publicarlas o escupirlas. Que no terminen tus musas de acompañarte, ni tus post de acompañarnos a nosotros. Y que no pierdas ni un gramo de esa sensibilidad que nos pone los pelos de punta.
He terminado :)

La Camarera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Verònica dijo...

"convergencias y divergencias", he ahi el tesoro escondido del amor que nace, renace y ¿muere?.. besito, Vero.