Promesas que no valen nada...

Creo que ya escribí algo alguna vez con este título...en mi ya difunto "myspace" (un minuto de silencio, aunque ya hace tiempo que nos dejó).
Navegar en recuerdos nos hace ver cómo ha cambiado nuestras vidas, o cómo se mantuvieron iguales..."Promesas que no valen nada", esta canción me recuerda cómo palabras bien estructuradas con música de fondo en sintonía pueden ejercer del mejor psicólogo-amigo. Promesas a un futuro de claro ambiente incierto, promesas a los demás, promesas a mí mismo. Al final, nada queda, excepto lo que realmente nos sucede. No hay nada que se pueda prometer, salvo la intención, pero no el hecho. Intentaré ser más feliz, prometo intentarlo, pero no prometer serlo. Prometo intentar hacer de mi vida un regalo, pero no prometo conseguirlo...nada puedo prometer de lo que sucederá, esas promesas no valen nada.
Puedo prometer por mi pasado. Prometo haber lavado mi cuerpo con las gotas de lluvia, que cálidas, a pesar de todo, lixiviaban las capas de rencor, odio o tristeza que se acumulaban sobre mí. Debajo de mis pies recorría un riachulo con mis penas y pesares, y decidí afrontarme de nuevo a las próximas manchas de suciedad completamente limpio, sin nada que me enmugrezca más de lo que ya estaba. Así, si algo me vuelve a manchar, podré verlo con mayor claridad. Prometo no prometer. Prometo intentar estar limpio.

PD: sé que la última frase puede ser interpretada como de un drogadicto jejeje pero no es así, es algo más espiritual. De todas formas, si no lo visteis de este modo, seguro que ahora sí jejeje. Muchas gracias y buenas tardes!!!


1 comentario:

Polilla Mental dijo...

Bueno, aquí estoy. No se muy bien por qué, pero tenía la sensación de que te debía un comentario...

Completamente de acuerdo con esta entrada, cuando se promete algo así, el único resultado posible en un desconcertante sabor a estafa.