No me gusta lo que veo

Corren tiempos difíciles. No cabe duda alguna. Tras el tsunami (perdón por la expresión) de la gran crisis financiaria generada por la avaricia de los grandes bancos, las grandes financieras y las grandes auditorías, el campo está sembrado. Sin duda, a mi parecer, no hemos aprendido NADA de nuestra historia. Se vuelve a repetir, salvando enormes diferencias que no necesitan ser mencionadas, la historia de los nacionalismos y el miedo a lo "extraño". Después de haber creado una de las mayores caídas sociales en la historia humana, los responsables, ya ni siquiera digo haber sido juzgados y condenados, han terminado el "sufrimiento" con ganancias empresariales y con indemnizaciones (de qué, me pregunto yo) que rozan la locura por sus largas cifras. Y ahora, en este momento de dudas laborales, de cuestionamientos económicos, se hace y se revierte a los más sencillo...que lo paguen los de siempre.

No quiero estampar aquí una obsoleta y desgastada por el uso propaganda marxista, no trato de hacer eso. Simplemente intento darme cuenta de lo que ocurre a mi alrededor. Ahora el problema es nuestra política social...Nuestra hipócrita europa hace lo más inadecuado para sí misma, y asimila suyo (al mismo tiempo con el mea culpa) políticas de extrema derecha. ¿Qué nos pasa? ¿Tan rápido hemos dejado de pensar por nosotros mismos? ¿Tan fácilmente convencibles somos? Como decía antes, el terreno está sembrado para el crecimiento de populismos como el que se nos van a presentar durante unos años. Y nosotros en lugar de luchar por nuestros derechos, en lugar de luchar por la justicia, agacharemos la cabeza, daremos el sí que esperan y encima apoyaremos sus políticas inhumanas. Porque....¿los inmigrantes vienen a fastidiarnos en nuestra época de malestar económico? Sin entrar en la responsabilidad política, social y humana que deberían tener los países occidentales con África, en lugar de fomentar sociedades más justas que eviten la necesidad de que seres humanos emigren...nosotros, les cerramos las puertas para decirles...."aquí no vengáis a joder y moríos allí". Y no hablo de dejar libre paso sin más, digo la necesidad de estructurar sociedades libres en países donde lo necesitan.

¿Qué nos está pasando? Escucho a los partidios y ninguno me genera la confianza que necesito...desde mi punto de vista se ha creado la mejor estructura social para que las cosas estén como siempre han estado. Ayer, paseando por Badajoz, estuve a punto de comprarme el libro de Indignaos de Stéphane Hessel. El precio del, podríamos llamarle, panfleto ideológico es de cinco euros...yo creía que el libro era de verdad un deseo por movilizar una sociedad y sobre todo una juventud adormecida...pero me doy cuenta....de que no es así. Desde mi punto de vista todo está estructurado para que siempre gane la Banca. ¿Venta de una ideología? Si de verdad quieres movilizar no vendas, difunde. Hoy en día sólo tienes que escribir algo colgarlo y "descarga gratuita". Nunca fue tan sencillo difundir ideas. Has la publicidad que desees, lucha para que se extienda...pero venderlo...

Los jóvenes no se moverán, los nacionalismos se afianzarán...Antes creía profundamente en las revoluciones pacíficas, pero cada vez dudo más de ello. No me gusta pensar que he de cabrearme y luchar, literalmente, para que se nos haga caso, para que se respeten nuestras ideas y nuestros derechos. ¿Cómo vamos a cambiar la sociedad sin lucha si ya es un servicio contratado de teléfono que falla y no se arregla hasta que te cabreas? Los de arriba siempre serán los de arriba, y los de abajo...cuanto menos guerra den, mejor.

Veo cómo se mueve la sociedad y veo que algo está fallando en ella.

2 comentarios:

laυra ♥ dijo...

Gran post! TE SIGO! Espero que te pases por mi blog http://lauritabm.blogspot.com/ y comentes los post y si quieres me sigas :) Un besito.

Antoñito dijo...

Ya me conoces, en parte te doy la razón, por otra parte, ya sabes que no....jaja