Desgranando secciones cerebrales: Ladrón

Hoy me siento ladrón. Por un lado estoy escuchando "Life is Jazz" que le robé a Daria, al igual que el piso y el ordenador sobre el que estoy escribiendo (aunque, con todo esto, suena más a parásito que a ladrón). También robé una idea por ahí, el oxígeno de mi compañía en el ascensor y tres o cuatro miradas furtivas. He robado además sueños pasados, para intentar tirarlos por el retrete...pero los malditos flotan...

Hablando de robar, justo ayer, de camino a la Feria del Libro, un señor pilló a unas carteristas en plena acción. Mi brazo quiso interponerse en la trayectoria que trazaban las mismas. Lo hizo, pero no bastó para pararlas, así que al final se quedaron lanzando "improperios" (me encanta la palabra) desde fuera del vagón. Me jode enormemente tener que desconfiar de las personas, pero muchas veces te obligan a ello. El señor "Hurtado" (un mal juego de palabras) era un hombre argentino que justo el mismo día volvía a su país...suerte que las "manos finas" fueron pilladas a tiempo. En fin, menuda putada hubiera sido si se hubiese quedado en tierra por culpa de 20 o 30 euros, que es lo que tenía en la cartera.

Por otra parte, durante mi silencio blogueril, me he llenado de optimismo a nivel profesional, que no es poco. No tengo dudas, me encanta dar clases, aunque acabe afónico y odiando a los niños (mentira, los quiero más que nunca). Creo en la Educación con mayúsculas, como base de absolutamente todo. Lo creo tan firmemente que, en mi opinión, es la única solución para que el mundo no acabe destruyéndose a sí mismo. La verdadera educación evita conflictos, guerras y prepara al pueblo para no ser engañado o manipulado, prepara a los agricultores, limpiadores, abogados, filósofos, polícias, carniceros...a ser ante todo verdaderos humanos. Creo, no con total seguridad pues habría que reestructurarlo todo, en la re-educación de los presos y en la re-educación de nuestra cultura, cuya escala de valores suele dañar más que sanar. Es por ello que me pregunto si los ladrones van a existir siempre, incluso si alcanzásemos el nivel máximo de educación ciudadana...

4 comentarios:

Verònica dijo...

ya quisiera tener un profe como vos...
me gustò el pàrrafo en que te encaprichaste con las comillas ja.. "improperio" es rara..musicalmente rara.
Lo de los sueños que aùn flotan.. uf.. malditos!!!
Me alegra tu optimismo.
Hoy me robas tres besos,
Vero.

Dr. Flasche dijo...

Madre mia, el último párrafo da para horas de conversación que no se saldan con una única visita de esas que hemos hablado por mail...

La Educación, la verdadera Educación, con mayúsculas...

con gente como tú, ¿cómo? es una pregunta con un poquito de respuesta...

un abrazo 'mestre'

david

•Lola• dijo...

¡Qué manera tan clara de conectar todo!

No, las fotos no son mías (aunque quisiera). Las tomo "prestadas" de la web y ellas mismas me inspiran las palabras que las acompañan.

Yo también creo en el poder de la educación para el progreso de los pueblos eternamente en quiebra. Y no hablo sólo de quiebra económica, sino también moral, cultural, axiológica, histórica... lástima que hay muchos interesados en perpetuar esa quiebra a fin de conseguir más y más poder, para lo cual la educación sería un arma certera. Pero bueno, está en cada uno hacer lo que pueda desde su lugar y algo más también.

maloles dijo...

Hijo mío, (bueno, dado mi y tu edad no denería decir eso, pero se entiende) si quieres ver la Educación, vente a mi universidad.
Odio al 85% de los profesores que en ella imparten lecciones.
Son mierda en bote.

Supongo que tú no serás así, y me alegro. Todavía queda esperanza!


Muas!