Globalización


Me llamo Paul Phillips, estadounidense, dirijo una coorporación que se dedica a la producción de armas de asalto. Se ha dicho que comerciamos con políticos corruptos de diferentes países, pero hasta el día de hoy, no existe prueba alguna. Además, nuestro gobierno certifica la integridad de la empresa.
Me llamo Tayera Kanyenye, congoleño, mi familia subsiste con lo que consigo trabajando en la mina de coltán. Ésta está cubierta por un grupo militar, que comprueba que el trabajo se esté llevando a cabo y nos protege de diferentes insurgentes.
Me llamo Yakari Shato, japonés, soy técnico ingeniero de sistemas electrónicos informáticos. Las placas integrales se crean a partir de diversos materiales, algunos proceden de diferentes minas africanas, y se incorporan a computadoras de sobremesa.
Me llamo Jin Tsa, chino, trabajo para una empresa norteamericana que se encarga de la producción al por mayor de Cds que se distribuyen al resto de países, con un envio principal a países europeos como Italia.
Me llamo Franco Moccia, italiano, mis compañeros y yo controlamos la presencia de carabineris en el almacén ilegal donde producimos miles de copias de diferentes índoles, principalmente discos musicales.
Me llamo Oblonge Tsbili, senegalés, estudié Medicina en la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar, pero debido a la situación en la que mi familia se encontraba, contraté la posibilidad de ir en patera hacia una vida mejor en Europa. He acordado vender una serie de productos para saldar mi cuenta. Son Cds piratas que rara vez consigo vender y con lo que tengo que vivir, pagar mi deuda y enviar el máximo dinero posible a los que dejé allá.
Me llamo Pedro Salazar, español, estoy estudiando en la Universidad de Sevilla, acabo de comprar el Cd del grupo que me gusta, además creo que haré bien al chico que estaba en la calle vendiéndolo, que el pobre se estaba muriendo de frio.

7 comentarios:

maloles dijo...

Envidia? Por... ? xDDD

Dr. Flasche dijo...

Siempre he pensado como cierto aquello de que es igual de culpable el complice que el verdugo...

•Laura Avellaneda• dijo...

Es increíble, pero nomás hace falta ponerse a pensar un poco y nos damos cuenta lo cerca y lo lejos que estamos.

No sé por qué pero encuentro en este texto cierta intertextualidad con algunas canciones de Jorge Drexler (Disneylandia,Todo se transforma), sobre todo las que hacen enumeraciones de cosas que aparentemente no tienen nada que ver pero que terminan hilvanándose de un modo simple y extraño, y que al mismo tiempo mencionan varios países unidos en este mundo globalizado

Josito dijo...

Pues la verdad que cuando lo escribí, al final sí que me recordó a la canciónde Disneylandia, que toca el tema de la globalización, pero te puedo asegurar que partí de otra idea jejeje, gracias por tus comentarios!

Verònica dijo...

ufff... detesto este proceso...
unos abajo, otros arriba, al costado al centro y adentro.. uno para todos, todos para ellos mismos. no sè, se me hizo un trabalenguas... abrazo, Vero.

Isra dijo...

te iba a preguntar si era tuyo el texto, pero ya he visto q si;)

genial, lo enviaría como carta al director de muchos periódicos, o incluso valdría como columna

me ha encantado este tortazo de realidad

Antonio dijo...

ay ay ay.....